viernes, 22 de abril de 2016

El rostro de las letras

Acaba de abrir nuevamente la extraordinaria exposición El rostro de las letras, esta vez en la ciudad de Alcalá de Henares, ahora con el propósito de acompañar la entrega del Premio Cervantes correspondiente a 2015. Aunque no pude verla con mis propios ojos cuando se expuso la primera vez, en el otoño de 2014, en Madrid, atesoro el maravilloso libro que apareció entonces y a él he vuelto con frecuencia desde que está en mi biblioteca.

Como no podré ver tampoco ahora la exposición, a tantos kilómetros de distancia de la ciudad cervantina, deberé de conformarme con repasar sus páginas por enésima ocasión. Con un añadido sabroso: darme el gusto de elegir algunos de mis retratos preferidos, de las varias decenas que conforman la exposición, para compartirlos con los amigos que se asoman a este cuaderno en línea. 
Galdós, retratado por Salazar en 1917.
Tratándose de un generoso recorrido por la fotografía de escritores desde los albores del Romanticismo en España –o desde la invención del daguerrotipo, que al parecer es lo mismo– hasta lo que se llamó la Generación de 1914, la exposición da para hilar largamente. 
Unos cuantos detalles, a vuelapluma: para empezar, la frase con que abre el primer capítulo: el que todavía humeara la pistola con que se mató Larra cuando se divulgaron los primeros resultados del invento, lo que quiere decir que no tenemos ni una sola foto de él. O el que solamente exista un puñado de retratos de Bécquer (en el libro no se aclara cuántos), aunque la mejor imagen que conservemos de él quizás no sea una foto sino el retrato al óleo que le hizo su hermano Valeriano (arriba de estas líneas).
Por el encuadre, por el lugar desde el que ha sido tomada, por el valor que el personaje tiene para mí, una de las fotos que más me gustan del libro es la de Menéndez Pelayo en el momento en que llega a su casa de Santander, en 1905 (es una lástima no encontrarla en línea, para incluirla como se debe en esta entrega de Siglo en la brisa… La reproduzco con mi celular:).
En El rostro de las letras aparece, cómo no, uno de los más hermosos retratos de toda la literatura española, aquel celebérrimo que Alfonso le hizo a Antonio Machado en 1934 en el café de las Salesas (esa imagen debería de merecer una entrada en este blog). Aquí, a continuación, una brevísima serie de (apenas) seis de las imágenes que conforman la exposición y que aparecen en el libro, entresacadas de las que encuentro en la red. Los pies de foto son los mismos que aparecen en el libro.


Azorín
Pío Baroja y Azorín fueron los últimos supervivientes de la Generación del 98.  Baroja llevó una existencia catacumbal en sus últimos años. Azorín se convirtió en un anciano enjuto y pusilánime, que sólo salía de su casa de la calle Zorrilla para ir al cine. En [uno de] sus paseos [lo] sorprendió el gran fotógrafo Nicolás Muller en 1950. (Archivo Muller)


Baroja
Retrato realizado [de Pío Baroja, hecho] por el fotógrafo Vicente Moreno, en el estudio del pintor Echeverría, hacia 1930. [Ese mismo fotógrafo, en ese mismo lugar, retrató a Unamuno y a Valle-Inclán].


Galdós
Don Benito en el patio de su casa madrileña de la calle Hilarión Eslava. 1915 (Colección López Salvá).



Machado
Antonio Machado en el café de las Salesas, el 8 de mayo de 1934 [fotografiado por Alfonso]. La toma completa se publicó en el diario madrileño La Libertad en su edición del 14 de mayo, ilustrando al entrevista que la había hecho al poeta la periodista Rosario del Olmo. (Colección Pedro Fernández Melero.)


Unamuno
En sus últimos años, a Unamuno le asaltaban ansias de reposo. Después de la firma preceptiva en la Universidad, se echaba en la cama con un libro y, antes de comer, aún le quedaba tiempo para dar un paseo. Esta fotografía, tomada por Ansede, se publicó en la revista Estampa el 29 de septiembre de 1934. (Foto de Ansede. Filmoteca de Castilla y León.)


Valle Inclán
[Mismo pie que la imagen de Baroja] Retrato [de Valle-Inclán] realizado por el fotógrafo Vicente Moreno, en el estudio del pintor Echeverría, hacia 1930. [Ese mismo fotógrafo, en ese mismo lugar, retrató a Unamuno y a Baroja].

_________________
El libro se llama El rostro de las letras. Escritores y fotografía desde el Romanticismo hasta la Generación de 1914 y está firmado por el académico de Bellas Artes Publio López Mondéjar (Ediciones Del Azar, 2014). Antes de llegar a Alcalá de Henares, la exposición estuvo en Madrid, Salamanca, Cuenca y Málaga.

La exposición española y el libro que la acompaña llevan el mismo nombre que la serie de retratos de escritores de mi amigo el fotógrafo mexicano Rogelio Cuéllar. A la derecha de esta nota, el retrato de Álvaro Mutis que forma parte de su libro El rostro de las letras, editado en 2015 por María Luisa Passarge (La Cabra Ediciones).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada