miércoles, 19 de febrero de 2014

Ideas para tatuarse


Flor, que pasa unas vacaciones en Resistencia, capital de la provincia argentina del Chaco, en donde nació en 1976, ha tomado la decisión de hacerse un tatuaje. Por correo me pide opinión sobre qué debería de tatuarse y yo le sugiero que algún dibujo del riquísimo mundo prehispánico, del que los dos somos admiradores entusiastas. 
Como se muestra receptiva a la idea, me apresuro a preguntar en cartas sucesivas a mis amigos Arnaldo López y Eduardo Menache por una buena fuente de imágenes. Con una diferencia de sólo unos minutos, quizás los mismos que pasaron entre la escritura de una carta y la otra, ambos se refieren al mismo libro: Sellos del antiguo México de Jorge Enciso.
Mientras Arnaldo, que vive en Nueva York, me pasa el enlace de Amazon en el que pueden verse algunas páginas de la edición gringa, Menache, a quien acompaño a Malinalco a pasar un fin de semana con sus colegas del Club del Libro Rojo de Jung, me lleva un ejemplar en persona, uno de los 500 que puso a circular la Editorial Innovación en 1980.
Jorge Enciso aclara en su prólogo que más que sellos son “pintaderas”, "por el uso principal que se hacía de ellas estampándolas en el cuerpo o imprimiéndolas en otros objetos". Las pintaderas tienen distintos tamaños, de uno a 23 centímetros –si consideramos el más pequeño y el más grande de los que se encontraron hasta 1947, año de la primera publicación del libro–. Las hay de diversas formas: planas y cilíndricas, cóncavas y convexas. Los motivos van desde los geométricos hasta los conceptuales, pasando, claro, por toda la gama de las formas naturales, principalmente flora y fauna. Los sellos estaban hechos de barro cocido y servían para los más distintos propósitos, uno de ellos precisamente adornarse la piel.
¡Qué llamativa la nobleza del barro! De todas las pintaderas que se hicieron a lo largo de los siglos, digamos que desde tiempos de los Olmecas –de los que se conservan suficientes ejemplos–, sólo han sobrevivido las que están hechas de ese frágil material. Las de piedra, por lo visto, fueron escasas; las de oro y plata, si es que las hubo, se han perdido; las de madera o hueso, no resistieron al paso del tiempo. Sólo han llegado a nosotros las que fueron fabricadas con tierra amasada puesta al fuego, las mismas que siguen en exhibición y uso.
He pasado una tarde agradabilísima escogiendo las imágenes más hermosas, que publico en Siglo en la brisa para que las vea Flor en todo su esplendor y belleza, aunque sea en otro hemisferio, y de esa manera tenga más elementos para tomar la mejor decisión.

 Sello plano. Flor no identificada. Xico.

 Sello plano. Flor no identificada. Chalco. 

 Sello plano. Mariposa. Teotihuacan.  

  Sello plano. Mariposa fantástica. Tula. 

   Sello plano. Zopilote. Puebla. 

 Sello plano. Colibrí. Yucatán.

 Sello plano. Ave sin identificar. Ciudad de México.

 Sello plano. Itzcuintli. Veracruz.

 Sello plano. Venado. Veracruz.

 Sellos planos. Tejón y tlacuache. Ciudad de México.

 Sello plano. Chicahuastli (Palo sonador). Ciudad de México.

  Sellos planos. Variantes de chicahuastli (Palos sonadores). Ciudad de México.

  Sello plano. Ollin (Movimiento). Ciudad de México.

  Sello plano. Ehécatl. Teotihuacan.

_______________________
En la foto que ilustra este post aparece Flor, de sombrero mexicano, con su hermana Paola. La imagen, que es de anteayer, me llegó con la siguiente leyenda: "Así les dije que anda la gente allá".

El libro de Jorge Enciso, Design motifs of ancient Mexico, en Amazon: http://amzn.to/1jFfEtc

Más sobre arte en este blog:
José Guadalupe Posada, ilustrador infantil, http://bit.ly/1nMl6Li
Fermín Revueltas ilustra a López Velarde, http://bit.ly/1ggNc03
Códice Laud, http://bit.ly/MxZvL3
Sobre Baco y Ariadna de Tiziano, http://bit.ly/V3HU0F
Carlos Mijares en Michoacán, http://bit.ly/P3xWqu





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada