domingo, 28 de julio de 2013

Un deporte feliz


A mediados de junio, mi amigo asturiano Xabel Llano me pidió que le recomendara una librería en México en la que pudieran conseguirse los libros de Alfonso Camín.
En la misma carta me preguntaba cuál es la mejor biografía de Pancho Villa y me compartía la noticia de que acababa de nacer su primer hijo (lo que ocurrió, se apresuró a decirme, “el día de América y la República”). Además de felicitarlo, le contesté que lo mejor que hay sobre Villa, al menos hasta donde yo alcanzo, es el estudio del historiador austriaco Friedrich Katz, publicado en español por la editorial ERA en dos tomos. Sobre los libros de Camín, le dije que no hay otro remedio que buscarlos en la calle de las librerías de viejo de la ciudad de México.
Aunque es difícil señalar una librería en particular, la búsqueda de los libros del poeta de La Peñuca en Donceles es lo más parecido a un deporte feliz. Por varias razones: los largos años que vivió en nuestro país, la cantidad de volúmenes que publicó (invariablemente financiados por él mismo o sus amigos) y quizás sobre todo por el casi absoluto desinterés que hoy provoca su obra.
Nunca deja de vivirse algún hallazgo, de mayor o menor calado, y los precios son casi siempre irrisorios. Por si fuera poco, con cierta frecuencia los ejemplares están firmados por él. El problema está en ubicarlos en las librerías porque su definición genérica no resulta siempre clara, o al menos no para los responsables de su clasificación.
Los de poemas son mayoría y el apartado que les corresponde suele encontrarse fácilmente; lo difícil está en los otros, que son quizás los más interesantes: los que dedicó a algunos personajes del descubrimiento y la conquista, por ejemplo, o los que reúnen los materiales con los que José Luis García Martín (http://bit.ly/c8qVVS) armó su indispensable antología Entrevistas literarias (Llibros del Pexe, Gijón, 1998).
Y, por encima de todos, sus memorias. Para escribir el artículo en el que exploré la relación entre Camín y López Velarde (el enlace, abajo), tuve que reconstruir de manera hipotética Entre nopales, el libro de memorias mexicanas que el escritor asturiano dejó inconcluso pero cuyos borradores pueden consultarse en la Biblioteca del Fontán de Oviedo.
El primero de la serie memorística, Entre manzanos, es uno de los libros más hermosos que se hayan escrito sobre la infancia en tierras asturianas, ese hecho existencial que los emigrantes en América llevaban dentro de sí como un valiosísimo patrimonio espiritual. Una de mis mayores alegrías doncelianas se produjo cuando di con un ejemplar del segundo volumen de la serie, Entre palmeras, el que reúne sus recuerdos de Cuba; publicado en 1958 con una hermosa portada de Germán Horacio, artista gijonés exiliado en México, ese libro es una de las piezas de caza más valiosas para los escasos lectores de Camín.
Casi sin darme cuenta, a lo largo de los últimos seis o siete años he ido confeccionando una pequeña biblioteca caminiana. ¿Quién es capaz de resistir sus precios? ¿Quién tiene el corazón de volver a casa sin esos libros de portadas tan hermosas? La idea de este post es reproducir las que más me gustan, acompañadas de sus fichas bibliográficas. Pienso naturalmente en mi amigo Xabel Llano, a quien está dedicada esta entrega de Siglo en la brisa, y al que sólo me resta invitar a darse una vuelta por México, cuyas librerías de viejo son el lugar idóneo para encontrarse con el poeta de la emigración asturiana a América.

Xóchitl y otros poemas (Motivos mexicanos). Compañía Ibero-Americana de Publicaciones. Madrid, 1928.


Cien sonetos (Obras completas). Editorial de la Revista Norte. Madrid, 1932. (Ejemplar dedicado por su autor).


El retorno a la tierra (Nuevos poemas asturianos). Prólogo de Rafael Altamira. Impresora Azteca. México, 1948.


Entre manzanos (niñez por duros caminos). Mis memorias. Revista Norte. México, 1952. (Hay una reedición de 1978.)


La danza prima y nuevos poemas. Impresora Azteca. México, 1954.
(Ejemplar dedicado por su autor).


Entre palmeras (Vidas emigrantes). Mis memorias. Revista Norte. México, 1958.
(Ejemplar autografiado por su autor).


La ruta y nuevos poemas. Revista Norte. México, 1965.
(Ejemplar dedicado por su autor).

_______________________
El retrato de Xabel Llano lo tomo prestado de su página en Facebook. El de Camín aparece en las primeras páginas de su libro Quousque Tandem...? (México, 1920), del que también conservo un ejemplar. El Ex-Libris que ilustra esta nota es el que usaba Camín, generalmente en la contraportada de sus libros.

Mi artículo sobre la relación entre Camín y Ramón López Velarde (“Entre el canario y el murciélago. El amigo asturiano de López Velarde”) fue publicado en el número 71, de enero de 2010, de la Revista de la Universidad. Puede leerse en http://bit.ly/b1iBm5.

Más sobre el poeta asturiano en este blog:
En el entierro de López Velarde, http://bit.ly/zTeyKq
En el Campo de San Francisco de Oviedo, http://bit.ly/ZadTJx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada